También los colores

Imagen: - Mandala - autora: Luchy Polo

grabado punta seca/papel





Puede ocurrir que estudiemos los colores y no nos sintamos identificados con lo que dicen en ese momento. Podemos insistir en sucesivos mandalas, o quizás, considerar que los colores nos pueden ofrecer otros datos también a tener en cuenta.



Amarillo: Claustrofobia, superficialidad, envidia, sobreestima de sí mismo.
Azul: Vacío, aburrimiento, paralización, ingenuidad.
Blanco: Frialdad, abstracción, perfeccionismo.
Lila: Sufrimiento, melancolía, resignación, abstención, renuncia, desinterés.
Naranja: Despreocupación, ansía de notoriedad.
Negro/Gris: Muerte, derrota, tristeza, impedimento, ansiedad, pérdida, amenaza, oscuridad, abandono, desesperanza, obligación, fastidio.
Rojo: Odio, impulsividad, rabia.
Rosa: Timidez, necesidad de ser protegido, sentimentalismo, pérdida de la realidad.
Turquesa: Caprichoso, egoísmo, anhelo por ser reconocido.
Verde: Ambición, falsedad, ansia de poder.


Estos aspectos en principio, con una connotación más negativa, no deben preocuparnos mucho, al fin de cuentas son los efectos que nos producen los colores.
Con la observación del mandala podemos averiguar intuitivamente, si la expresión de ese color pertenece al efecto más positivo o al menos positivo.
Nada es inamovible.

1 comentarios:

Rosa dijo...

¡¡Me encanta esto de los colores y lo que pueden decir sobre quién los utiliza!!
En historia del arte vimos algo sobre esto, también... tengo pendiente dinujar mi mandala, a ver qué sale :)
Un abrazo.
Rosa.

Publicar un comentario